Turismo médico australiano: ¿bueno para la economía pero malo para la salud local?

Cada año, millones de personas en todo el mundo viajan al extranjero para recibir tratamiento médico, y ahora, Australia se está uniendo a destinos más conocidos para la creciente clase media de Asia que busca la última tecnología y la atención médica de alta calidad. Es un mercado lucrativo para el cuidado de la salud que tanto los hospitales australianos como los gobiernos están dispuestos a explotar.

Como Business Review Australia informó, el turismo médico se ha vuelto muy popular para los australianos en los últimos años, ya que un número cada vez mayor de australianos está decidiendo viajar al extranjero, como Tailandia, India, Corea del Sur y Malasia, para procedimientos médicos como, Reumatologia, Cirugía plástica o trabajo dental complejo.

Pero al igual que los australianos están volando, una gran afluencia de pacientes también está llegando, principalmente desde Nueva Zelanda, Estados Unidos y, cada vez más, desde Asia. Se entrevistó al profesor John Catford, director médico de Epworth HealthCare, para averiguar cuáles eran sus pensamientos sobre el tema.

“Creo que lo que estamos viendo en el sudeste asiático es una clase media en crecimiento”, dijo Catford. “Decenas de millones de personas tienen por primera vez recursos que pueden utilizar para mejorar su bienestar”. Epworth es el grupo hospitalario privado más grande de Victoria, y en la actualidad atiende a 600 pacientes internacionales cada año, de más de 30 países diferentes. Es la atención médica de alta calidad y alta tecnología de Australia la que más se demanda, como la cirugía robótica, los tratamientos de fertilidad de la FIV y la atención del cáncer.

“Si piensa en la educación internacional y lo importante que es para la economía australiana, creo que la atención médica internacional podría competir con eso en una o dos décadas”, agregó Catford. Las personas que llegaron a Australia por razones médicas en 2010 representaron solo el 0,23 por ciento del total de visitantes de ese año, lo que revela una gran brecha de crecimiento. El gobierno del estado victoriano, en particular, está dispuesto a comercializar Melbourne como una meca del cuidado de la salud.

Estan bien posicionados para desarrollar las fortalezas que tienen en la investigación médica y de salud y en la prestación de atención médica de muy alta calidad. También aseguran que ven el turismo receptivo de ese tipo como solo una parte de una estrategia de exportación de salud más amplia que el estado está desarrollando.

La Asociación Médica Australiana, sin embargo, advierte sobre un crecimiento demasiado rápido. “El primer país del mundo debería estar pensando en exportar experiencia como esta, pero tenemos un problema aquí para capacitar a la próxima generación de médicos para nuestras propias necesidades domésticas y cuando tenemos capacidad adicional es cuando realmente debemos buscar en el extranjero”. dijo el presidente de la Asociación Médica Australiana.

El principal desafío sería garantizar que, con la afluencia de pacientes privados internacionales de ingresos estables, no se reduciría el nivel de servicio y la calidad de la atención disponible para los pacientes locales y públicos.

Deja un comentario