La mejor manera de cuidar el planeta es a través del Turismo Sostenible

Pensar en que el turismo pueda ser un pilar básico en lo que respecta a la conservación del planeta, es hacer una apuesta por el desarrollo sostenible ya que se trata de una actividad enfocada hacia un turismo responsable basado en la sostenibilidad.

Sabemos que existen muchas maneras de realizar actividades al viajar más allá del turismo tradicional, aunque los destinos de sol y playa continúan siendo una buena parte de los ingresos de este sector, pero además, el turismo sostenible se ha venido perfilando como una alternativa con gran fuerza.

Entre las razones del ascenso de este tipo de propuestas, que de forma tradicional está relacionado con un turismo verde o ecológico pero que además ofrece gran cantidad de matices, se encuentra la concienciación paulatina por el respeto al medio ambiente o el desarrollo sostenible.

Tras décadas de evolución del calentamiento global, se ha evidenciado la realidad de un cambio climático que, aunque nos neguemos a aceptar, es el resultado de las malas prácticas, que muchas veces se encuentran vinculadas al desarrollo de un turismo salvaje que no se dedicó a prestar atención a elementos tan esenciales como la flora y fauna, la contaminación del medio ambiente o el desarrollo sostenible.

Tras esta visión, que se ha ido empleando recientemente y que tiene que ver con el turismo responsable, se puede extraer que es una experiencia basada en el respeto, y no sólo de la población local sino también del propio patrimonio cultural, el medio ambiente y hasta el propio viajero.

Cuando se conjugan todos estos elementos, entonces se da origen a experiencias que aportan al viajero algo más que tan solo la comodidad y el descanso, pero además a precios bastante interesantes. Los viajes sostenibles se encuentran colmados de autenticidad, ya que resaltan situaciones como el respeto al medio ambiente, la apuesta por la economía local y el desarrollo sostenible que siempre irán de la mano.

Esta es una práctica, con la que no se intenta copar el sector, sino más bien de mejorarlo haciendo que cualquier tipo de turismo se convierta en más sostenible y, como consecuencia de ello, se minimicen los impactos negativos, aumentando los positivos.

Calentamiento global y cambio climático

Esta no se trata de una preocupación reciente, aunque para las generaciones más recientes es casi una fiesta poder disfrutar de un invierno con nieve en la ciudad, mientras que, quienes ya lucen sus canas, pueden recordar con nostalgia esos tiempos en los que eran blancas las navidades y era algo habitual.

Así mismo, el sofocante calor de los últimos años con olas intensas no han dado tregua, mostrándonos mercurios que marcan por encima de los treinta grados incluso habiendo ya entrado el otoño, lo cual quizás ha escapado a la curiosidad de los más inquietos. Y es que el calentamiento global es una realidad incontestable y por lo que el turismo, como tantas otras actividades, pasa a ser parte responsable de ello.