El plástico, no es bienvenido en Italia

Recientemente, Italia se ha decidido por declararle la guerra al plástico, y es por ello, que durante los últimos años ha puesto en marcha gran cantidad de iniciativas en marcha, y dentro de ellas la más reciente es que Roma obsequia billetes de metro a los viajeros que opten por reciclar las botellas. Esta es una iniciativa que comenzó hace algún tiempo y desde entonces el Ayuntamiento romano ha contabilizado 350.000 botellas recicladas, lo cual supone una media de 20.000 por cada día.

Con esta medida, lo que se busca es lograr un grado de concientización de la sociedad sobre la importancia del cuidado del medio ambiente. Ello se ha venido aplicando hasta los momentos solo en tres estaciones de metro, una por cada línea del suburbano, pero se prevé que los usuarios que logren reciclar al menos 30 botellas, pueden recibir a cambio un billete de 100 minutos de duración.

Para ello, las personas insertan las botellas en unas máquinas, estas hacen la lectura de un código de barras, para luego registrarlas en una aplicación de móvil que otorga el billete. Esta es una iniciativa que ha tenido gran acogida para la empresa que gestiona el transporte público en Roma, Atac, debido a ello, se ha planteado su extensión hasta todas las estaciones de metro.

Uno de los viajeros comenta que esta se trata de una excelente idea, aunque quizás resulta algo insuficiente, ya que viene mucha gente y lamentablemente se cuenta con una sola máquina, por lo que no es suficiente al momento de que todos depositen sus botellas. En tal sentido, Roma ha venido a ser la primera capital de la Unión Europea que ha decidido hacer el lanzamiento de esta medida, aunque también existen otras ciudades en el mundo, como Pekín o Estambul, que se han dedicado a desarrollar actividades similares.

Esta es una medida tomada en consideración recientemente por la de la capital italiana, pero ha sido constante lucha que ha llevado el país con el fin de desincentivar el uso del plástico. En medio de todo, una de las asociaciones que se ha mostrado más activas es la asociación ambientalista Legambiente, la misma, se ha encargado de llevar a cabo campañas cada año de concienciación con la idea de que la sociedad logre aceptar que dichos materiales contaminan el medio ambiente.

Dea cuerdo a las palabras de la subdirectora de Legambiente, Serena Carpentieri, estas campañas les han permitido realizar estudios y con ello evidenciar por ejemplo, que la contaminación a manos del plástico en las playas ha alcanzado niveles bastante elevados. Debido a estas investigaciones, señala Carpentieri, Italia se abocó a la prohibición desde el 1 de enero de 2019, la venta de bastoncillos de plástico, mientras que desde el 1 de enero de 2020, no se podrán comercializar algún producto cosmético que contengan microplásticos.

Además indica que: «La única cosa positiva de esta emergencia planetaria es que se están multiplicando acciones, no solo por parte del gobierno y de la industria, sino también de los ciudadanos», que asumen costumbres que antes eran impensables, como llevar sus propias bolsas de tela al supermercado.