El medio ambiente es la base fundamental que da pie al Turismo

El turismo se presenta en nuestros días como uno de los sectores más promisorios y motor de impulso para el desarrollo económico a nivel mundial, siendo esta la razón por la que se destaca el turismo internacional ocupando el cuarto lugar en las exportaciones, detrás de los combustibles, los productos químicos y la industria automotriz, con lo cual pasa a representar el 30% de las exportaciones en el mundo de servicios comerciales siendo la exportación número uno de al menos unos 60 países y configurarse como la principal fuente de divisas de un tercio de los países que se conocen como en vías de desarrollo, donde explotan incluso el hecho de poder curar el mal de ojo.

En líneas generales, el turismo cuenta con un alto potencial al momento de promover todo lo que se refiere al desarrollo local, y con ello lograr reducir la pobreza generando un gran impacto distributivo y positivo, y ello es debido a que puede emplear a más mujeres y jóvenes si se le compara con la mayoría de los sectores, pero además este suele ser vinculado de manera importante a las pequeñas y medianas empresas que involucran inversiones tanto en infraestructuras, como en servicios que son requeridos por otros sectores.

Del mismo modo, el turismo que se realiza en la naturaleza cuenta con la posibilidad de potenciar la biodiversidad, los paisajes y también la herencia cultural de los distintos lugares con el objetivo de contribuir al incremento de los ingresos y del desarrollo. Por su parte, el turismo de “sol y playa”, en nuestros días ha llegado a una etapa de crecimiento estable, que le ha dado paso a otras formas re relativas en el mismo rubro como lo son el turismo “alternativo” que involucra al turismo de aventura, cultural, el ecoturismo o de naturaleza, que se han encargado de liderar el crecimiento local y del proyectar una acelerada expansión de los mismos durante las siguientes dos décadas.

Al momento de inclinarnos hacia el turismo en la naturaleza, es importante tomar en consideración que estos suelen ser distintos y que no sólo se refieren a hacer viajes a áreas naturales, en medio de este tipo de turismo podemos encontrarnos con el turismo de aventura, el turismo rural comunitario y el ecoturismo, entre otros. Pero también con el término “turismo forestal”, que es el turismo de naturaleza que se realiza en las zonas de bosque. Tampoco se puede dejar a un lado la diferencia que se puede generar con el concepto de turismo sostenible ya que este se refiere más a una condición sujeta a los principios de sostenibilidad que pueden ser aplicables a una actividad turística en general, más no se refiere a algún tipo de turismo en particular.

A nivel mundial, el turismo de naturaleza vive un incremento cada año entre 10-12%, donde su crecimiento juega un papel relevante tanto para la conservación, como para la industria del turismo, sobre todo en países como por ejemplo Perú, que cuenta como uno de los 17 países a nivel mundial que cuenta con los mayores niveles de biodiversidad, por lo que sus bosques son particularmente importantes.