De hacer turismo a ecoturismo encima de un velero

Recientemente un grupo de amigos han decidido poder pasar sus vacaciones limpiando las playas y las aguas de su hermoso océano Mediterráneo, porque el cual antes se limitaban a navegar mientras se mostraban impotentes de ver como la suciedad es capaz de invadir a el mar y a la arena, tan solo once y su campaña dedicada al tema de limpieza y concientización va a durar únicamente una semana, pero al menos han dado este paso tan pequeño con la plena confianza en poder tocar la conciencia de aquellas personas que se sirven del mar.

Este grupo de activistas conformado por 11 jóvenes cada año destinan de todos sus ahorros sus recién estrenados empleos para poder sufragar el costo de travesías cortas en barco a través del Mediterráneo, dichos jóvenes que se encuentran acostumbrados a recoger materiales plásticos del agua y variados envases que son arrojados por los demás navegantes que no son tan cuidadosos y lanzan al mar, llegaron un día al finalizar su labor a Cala Marsella y en Menorca, quien les dió la bienvenida fue una gran cantidad de basura expulsada por los turistas que visitaron ese día sus cálidas aguas, situación que les colmó la paciencia a tal punto que decidieron “hacer algo nuevo” para crear conciencia.  

Este algo se convirtió en el proyecto “el Mediterráneo limpio”, una gran campaña cuyo tema principal se centra en la limpieza y concientización que ha sido financiada por ellos mismos en compañía de la empresa crowdfunding, que los ha traído desde la región de Denia hasta Ibiza pasando por Formentera, lugar en donde pasaron una noche fondeados por las aguas del ses Illetes, desde Ibiza regresaron a Denia el viernes de esa semana dando por finalizada esta campaña pero con muchas ganas de repetir la jornada para el próximo año.

El capitán del velero de 15 metros en el que viajan los 8 miembros del proyecto original, más que un amigo es un agraciado dentro del sorteo que ha sido organizado por la plataforma de crowdfunding, cuyo premio principal era participar en la experiencia y una pareja de voluntarios que se ha unido en el último momento, en un total los 11 jóvenes fueron llenos completamente cargados de ilusión y que no tienen reparo en poder conocer las playas que visitan recogiendo entonces los plásticos, latas y colillas que fueron eliminadas por los bañistas al posarse sobre su arena.

Según estos expertos en el medio ambiente las colillas de cigarros son el enemigo principal, debido a que estima que cerca de 5 billones de estos son altamente contaminantes abandonados en todo el mundo a lo largo de un año, dicha cantidad es más que preocupante, sobre todo si pensamos que “arrojar una colilla en la playa o sobre el agua, además de que puede tardar al menos unos 40 años en degradarse por completo dentro del agua del mar”- comenta Navamuel. Esto es una muestra de la conciencia ecológica que está creciendo en todos los jóvenes del siglo 21, un pensamiento que ha sido abandonado por los mayores y ha causado un gran problema en el planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *